Home / Publicaciones / Cómo son y cómo se usan los nuevos controladores fiscales

Cómo son y cómo se usan los nuevos controladores fiscales

a-comp-hasar-tip

Durante agosto del año pasado, la AFIP eliminó la obligatoriedad en el uso de los controladores fiscales tradicionales. 

En el transcurso de agosto del año pasado, la AFIP eliminó la obligatoriedad en el uso de los controladores fiscales tradicionales. La idea era abrir la cancha para que los usuarios pudieran facturar a través del nuevo sistema de tributación digital. Junto a esta decisión, el fisco le puso fecha de vencimiento a la factura de papel: será el 31 de marzo de 2019.

Los controladores -las cajas registradoras que emiten ticket fiscal- deberán tener una tecnología actualizada, de manera tal que permita a la AFIP hacer un seguimiento online de las transacciones. El ticket o factura digital se enviará vía mail, aunque se va a poder pedir el ticket papel.

El plan oficial es de a poco ir “matando” al papel y que la factura física exista solo como suporte para utilizar en caso de emergencia. Solo quedarán exceptuados de la migración al terreno digital los 400.000 monotributistas sociales. Según informó la autoridad fiscal el año pasado.

¿Cómo funcionan los nuevos aparatos?

El aparato en cuestión se conoce como R-HAS-6100-FAR. El aparato presneta varias funciones: duplicado electrónico, descarga semanal de informes para presentar al fisco, múltiples funciones en una misma tecla, soporte para conexión de escáner y balanza, entre otras características.

Los nuevos equipos buscan ofrecer mayor capacidad en sus bases de datos internas para almacenar productos a la venta; manejo de hasta 10 listas de precios, reimpresión de comprobantes; importación y exportación de la configuración completa desde y hacia otra R-HAS-6100-FAR a través de la web para tareas de consulta.

“Para ejemplificar las diferencias basta pensar en que con las máquinas viejas el registro se guardaba en papel y la AFIP tenía que ir hasta el punto de venta a cotejar. Se guardaba en rollos de papel y para las cadenas grandes eso era un problema”, explica Luis Tarrio Gomez, gerente comercial de Hasar, la compañía que vende los nuevos dispositivos. “Ahora se va a poder envíar de manera digital, una vez por semana“, agrega.

“Los backups se tienen que hacer en dos dispositivos físicos diferentes, pueden ser CD o pendrive. Y tienen que estar a 150 metros de distancia uno del otro”, aclara Gomez, respecto a las nuevas disposiciones de estos dispositivos.

Se estima que el precio rondará los US$ 800. “Ya hay cadenas de mayoristas del interior que las han incorporado, pero para que lleguen a todos aún falta. Se estima que se necesitan al menos 300.000 en todo el país para cubrir la demanda”, agrega el gerente comercial.

¿Cómo hay que adaptarse?

Los controladores fiscales con tecnología vieja podrán comercializarse hasta el 31 de marzo de 2019 y tendrán vigencia hasta el 31 de enero de 2021. Luego de esa fecha, los comercios deberán migrar a las nuevas alternativas. Los mayoristas deben hacer el cambio tecnológico antes del 31 de marzo de 2019.

Otra diferencia operativa importante es que los comerciantes pueden optar por usar la factura digital, pero si presentan más de un 5% de facturas erróneas, entonces estarán obligados a pasarse a un dispositivo de segunda generación.